Buscar este blog

miércoles, 26 de julio de 2017

Los fósiles en la antigua medicina (1ª parte): bálsamo de ogro y lenguas de dragón

Portada - Los fósiles eran vistos de forma muy diferente en el pasado; habitualmente a través de interpretaciones más salvajes… y fantasiosas. (Legendz Collective)
Cuando pensamos en fósiles en la actualidad, vívidas imágenes de dinosaurios y otras bestias primordiales surgen en nuestra mente. De hecho, muchas personas de hoy en día asociarían fósiles con museos, excavaciones o laboratorios de investigación. Sin embargo, en el pasado la gente veía los fósiles de forma muy diferente; habitualmente a través de interpretaciones más salvajes… y fantasiosas.

El poder de bestias míticas, santos, dioses y demonios

Largo tiempo antes de que el hombre comprendiera realmente los detalles sobre los dinosaurios u otras especies extinguidas –que la ciencia moderna ha conseguido identificar de forma precisa– las gentes de la antigüedad imaginaban que los fósiles eran los huesos de criaturas legendarias, santos, demonios o incluso de los propios dioses. Muchos pueblos de civilizaciones del pasado vivían bajo influencias predominantes de tipo tradicional o místico, y de este modo veían aquellos restos prehistóricos a través de los ojos de la fantasía. Pero a pesar de las perspectivas drásticamente diferentes entre las mentalidades antigua y moderna, ambos grupos de individuos han contemplado los fósiles con la misma sobrecogedora admiración.
De forma similar a cómo la gente de nuestros días imagina mundos perdidos exóticos con abundantes formas de vida primordiales tras ver unos fósiles, quienes vivían en la antigüedad evocaban visiones de una era mítica en la que dragones, gigantes y dioses convivían con los mortales. Y la cosa no quedaba ahí, ya que los pueblos de la antigüedad se sentían tan increíblemente inspirados por los fósiles de supuestos dragones o dioses que llegaron incluso a ir tan lejos como para creer que sus huesos encerraban poderes especiales. Entre estos poderes estaban, por ejemplo, las capacidades de rejuvenecer, mejorar el rendimiento sexual, garantizar la longevidad, curar enfermedades y otros innumerables y fantásticos logros. En poco tiempo, los fósiles de aquellas criaturas supuestamente mágicas serían utilizados como antiguos medicamentos. 

Los huesos de dinosaurio eran utilizados antiguamente como medicamentos ‘mágicos’. (Legendz Collective)

Los huesos de dinosaurio eran utilizados antiguamente como medicamentos ‘mágicos’.

Huesos de ogro que sirven como tratamiento músculo-esquelético

Diferentes culturas del mundo han identificado con frecuencia por error los fósiles como partes petrificadas de bestias o criaturas mágicas, por lo que el ser humano ha utilizado históricamente estos huesos fosilizados para tratar dolencias de forma acorde con sus creencias correspondientes. Los fósiles a menudo eran machacados hasta convertirlos en un fino polvo, o en algunos casos eran cocidos junto con potentes hierbas medicinales durante largas horas para la preparación de tónicos y decocciones. Por ejemplo, tribus nativas americanas como los comanches tenían la tradición de triturar o hervir huesos fosilizados que creían que pertenecían a tenebrosos ogros depredadores llamados Mu Pitz.
Los comanches de las Grandes Llanuras creían que los Mu Pitz eran demonios similares a ogros que merodeaban por las tierras vírgenes de Norteamérica, apareciendo habitualmente bajo la forma de siniestros espíritus como el peludo Sasquatch o búhos humanoides devoradores de hombres. Tanto niños como adultos veían al Mu Pitz con puro terror y además con reverencia, ya que lo consideraban una personificación de los peligrosos aspectos de la Naturaleza que mantienen el entorno en equilibrio. Sin embargo, cuando moría un Mu Pitz, dejando sus huesos esparcidos sobre la tierra durante muchos años, los curanderos de las tribus recogían los restos fosilizados del suelo y convertían aquellos huesos en compuestos terapéuticos como polvos, bálsamos o emplastos para ayudar a los pacientes de su tribu. Los curanderos usarían entonces aquellas medicinas hechas con los supuestos restos de los Mu-Pitz para el tratamiento de esguinces, fracturas y trastornos similares del sistema músculo-esquelético. En ocasiones, individuos sanos ingerirían compuestos hervidos del Mu Pitz como suplementos dietéticos para fortalecer de este modo sus huesos y articulaciones.
Muestra de bálsamo. Los nativos americanos creían que el bálsamo de Mu Pitz ayudaba al sistema músculo-esquelético. (Legendz Collective)
Muestra de bálsamo. Los nativos americanos creían que el bálsamo de Mu Pitz ayudaba al sistema músculo-esquelético. 
Todo este tiempo, sin embargo, los huesos del Mu Pitz devorador de hombres no eran más que fragmentos fósiles de mamuts herbívoros y otros ejemplares de megafauna de la Edad del Hielo, animales que en el pasado remoto recorrían Norteamérica agrupados en manadas. Muchos de los huesos de ogro terapéuticos que los comanches empleaban eran simplemente dientes de mamut erróneamente identificados.
Los míticos huesos del temible y peludo Sasquatch o de búhos humanoides devoradores de hombres eran en realidad restos de megafauna de la Edad del Hielo. (Legendz Collective)
Los míticos huesos del temible y peludo Sasquatch o de búhos humanoides devoradores de hombres eran en realidad restos de megafauna de la Edad del Hielo. 

Lenguas de dragón que atraen la prosperidad y conjuran la desgracia

Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, otras culturas como las del Mediterráneo empleaban también dientes fosilizados no solo como medicina, sino también como amuletos para conjurar la desgracia y atraer la prosperidad simultáneamente. Un grupo de especímenes utilizados como amuleto y medicina eran las glossopetrae, piedras-lengua en latín, conocidas también como “Lingue di Serpi” en italiano, y “dragon tongues” en inglés, es decir, “lenguas de serpiente” y “lenguas de dragón” respectivamente.
Dignas de su nombre, las glossopetrae eran consideradas en la antigüedad clásica restos de las puntiagudas lenguas de dragones y serpientes muertos hace mucho tiempo. Las gentes de Malta creían que las glossopetrae tenían su origen en las lenguas de serpientes venenosas que San Pablo había transformado en piedra, en un hecho que simbolizaba el triunfo del bien sobre el mal. Entretanto, el antiguo filósofo romano y naturalista Plinio el Viejo (autor de Naturalis Historia – un ancestro de las enciclopedias modernas) pensaba que de algún modo las glossopetrae tenían su origen en el espacio; Plinio creía que las lenguas de dragón llovían del cielo cuando se producía un eclipse de luna. En realidad, las glossopetrae proceden del mar y no del cielo, y de tiburones más que de dragones o serpientes.
Las gentes de la antigüedad, en su mayor parte, a duras penas podían reconocer las glossopetrae como dientes de tiburón, y la creencia común de que estos fósiles eran la punta petrificada de la lengua de una serpiente o un dragón era la norma habitual. Dragones y serpientes representan papeles simbólicos en las antiguas tradiciones, y precisamente por esta razón en la antigüedad se los dientes de tiburón eran considerados importantes ingredientes para potentes antídotos contra venenos y mordeduras de serpiente. La cosa no quedaba ahí, ya que las glossopetrae se usaban además como método de adivinación para predecir el futuro del portador de la lengua de dragón.
Las “lenguas de dragón”, en realidad dientes de tiburón fosilizados, eran utilizadas antiguamente en la región mediterránea como amuletos, en adivinación y en medicina. (Legendz Collective)
Las “lenguas de dragón”, en realidad dientes de tiburón fosilizados, eran utilizadas antiguamente en la región mediterránea como amuletos, en adivinación y en medicina. 

Megalodón: una impresionante bestia de dientes gigantescos 

Los pueblos de la antigüedad creían que gigantescos dragones y serpientes aterrorizaron en el pasado la región mediterránea. La realidad, no obstante, nos ofrece una sorpresa aún más interesante. Tiburones gigantescos como el famoso megalodón dominaban hace milenios los mares primordiales del sur de Europa con aleta de hierro. El Megalodón era un leviatán –alcanzando unos 15 metros de longitud como media– que se zampaba ballenas para el almuerzo en el Mioceno; en torno a la misma época, los primeros antepasados del hombre empezaron a caminar sobre la tierra. El megalodón era un titán capaz de merendarse al tiburón blanco de la famosa película Tiburón como si fuera un palito de pescado. Los dientes de los megalodón más pequeños podían crecer hasta el tamaño de una mano humana, mientras que los especímenes de mayor tamaño eran lo suficientemente poderosos como para partir caparazones de tortuga. En nuestros días, los tiburones blancos y otras especies más pequeñas continúan merodeando en las aguas del Mediterráneo, recogiendo el testigo de su extinto y colosal predecesor.
El megalodón dominaba hace milenios los mares primordiales del sur de Europa con aleta de hierro. (Legendz Collective)
El megalodón dominaba hace milenios los mares primordiales del sur de Europa con aleta de hierro. 
No fue hasta el Renacimiento cuando polímatas italianos e ingleses como Leonardo Da Vinci, Robert Hooke, John Ray o Fabio Colonna, además del notable geólogo danés reconvertido a anatomista Nicolaus Steno, emergieron a la atención del público para identificar correctamente las glossopetrae por sus verdaderos orígenes marinos. Cuando Steno recibió la cabeza de un tiburón recién cazado en Italia de manos del Gran Duque de Toscana, el anatomista la preparó para su disección: y fue aquí cuando realizó su gran descubrimiento. La disección le demostró que los dientes de aquella cabeza de tiburón tenían una forma exactamente igual a la de las fabulosas glossopetrae. Después de muchas investigaciones, Steno llegó a la conclusión de que todas aquellas “lenguas de dragón” de las que se hablaba en la antigüedad eran en realidad dientes de tiburón que no habían sido identificados correctamente.

Dibujo de una cabeza de tiburón realizado por Nicolaus Steno, de su obra ‘Disección de la cabeza de un tiburón’. (Dominio público)
Dibujo de una cabeza de tiburón realizado por Nicolaus Steno, de su obra ‘Disección de la cabeza de un tiburón’. (Dominio público)
La mayoría de los pueblos de la antigüedad creían que las glossopetrae tenían su origen en fantásticos dragones, y aun existían otras teorías extravagantes sobre los fósiles por aquel entonces; como por ejemplo, que los fósiles nacían de la tierra como las plantas. Finalmente, Steno y otros pensadores prevalecieron al probar que las “lenguas de dragón” eran en realidad dientes de tiburón. Los investigadores del Renacimiento prepararon el camino para un nuevo conocimiento que decretaba que los fósiles no nacían de la tierra, sino que habían formado parte en el pasado del cuerpo de un animal vivo cuyos restos difuntos se habían hecho uno con la Tierra.
Sin los esfuerzos de los pensadores del Renacimiento, gran parte de la humanidad aún seguiría malinterpretando la prehistoria, y de hecho toda la historia del planeta Tierra. Su investigación ayudó a dar pie al nacimiento de la paleontología, además de impedir que los antiguos tiburones fuesen confundidos nuevamente con dragones.
Hablando de dragones… estas leyendas desempeñan un papel crucial en el desarrollo del conocimiento de los dinosaurios, desde el pasado hasta nuestros días. En la segunda parte del presente artículo revelaremos detalles sobre cómo los huesos de dinosaurio se entretejieron con el desarrollo de la medicina y la mitología. Esta segunda parte también incluirá cuestiones sobre supuestos fósiles de dioses y demonios, revelando además el lado siniestro de la medicina fósil.
Próximamente la segunda parte de este artículo
Ilustración de un dragón realizada para el Proyecto Durian de la Fundación Blender. (Dominio público)
Ilustración de un dragón realizada para el Proyecto Durian de la Fundación Blender. 
Imagen de portada: Los fósiles eran vistos de forma muy diferente en el pasado; habitualmente a través de interpretaciones más salvajes… y fantasiosas.







articulo publicado en...http://www.ancient-origins.es/noticias-general-mitos-leyendas-europa-asia-americas/los-f%C3%B3siles-la-antigua-medicina-1%C2%AA-parte-b%C3%A1lsamo-ogro-lenguas-drag%C3%B3n-004411?nopaging=1

Legendz Collective y Ancient Origins están trabajando juntos para descifrar los misterios del pasado y ofrecer conocimientos al mundo. Además, Legendz Collective trabaja para mejorar la educación de los niños en regiones arrasadas por la guerra o golpeadas por desastres naturales; aportar a los niños conocimientos, ética, aptitudes para el desarrollo personal y motivación para ayudarles a superar miedos o una eventual ignorancia. Como organización sin ánimo de lucro dedicada a descubrir nuevos conocimientos e inspirar a jóvenes mentes, Legendz Collective colabora con Ancient Origins para crear artículos y documentales destinados a los lectores de esta web. Si desea participar en la mejora del futuro de la humanidad ayudando a las causas de Legendz Collective, por favor realice donaciones en su cuenta de paypal onlinemuseumofnaturalhistory@gmail.com para ayudar a financiar sus actividades y realizar sus compromisos. También puede seguir a Legendz Collective en su página de Facebook: https://www.facebook.com/LegendzCollective/

Expertos buscan el tabernáculo que habría albergado el Arca de la Alianza

Arqueólogos han completado la primera de una serie de excavaciones en el sitio de la ancestral ciudad de Silo. El objetivo principal del proyecto es encontrar evidencia de la estructura que, según la Biblia, albergó el Arca de la Alianza.
Luego de casi un mes de excavaciones (del 21 de mayo al 18 de junio), los expertos descubrieron cientos de artefactos, incluyendo fragmentos de cerámica, monedas, joyas, armas, y una gran cantidad de huesos que corresponderían a sacrificios religiosos.
Según informa Fox News, la actual sería la primera de al menos cinco excavaciones anuales patrocinadas por Associates for Biblical Research (ABR).
Centro de congregación
El tabernáculo, también conocido como «Tienda del Encuentro», fue el santuario construido por los israelitas bajo las instrucciones dadas por Yavhé a Moisés en el Monte Sinaí.
«Así, en el día primero del primer mes, en el segundo año, el tabernáculo fue erigido. Moisés hizo levantar el tabernáculo, y asentó sus basas, y colocó sus tablas, y puso sus barras, e hizo alzar sus columnas. Levantó la tienda sobre el tabernáculo, y puso la sobrecubierta encima del mismo, como Yahvé había mandado a Moisés. Y tomó el testimonio y lo puso dentro del arca, y colocó las varas en el arca, y encima el propiciatorio sobre el arca. Luego metió el arca en el tabernáculo, y puso el velo extendido, y ocultó el arca del testimonio, como Yahvé había mandado a Moisés». ÉXODO 40:17-21.
Los relatos que hablan de este tabernáculo en la Biblia se encuentran en Josué 18:1-3: «Toda la congregación de los hijos de Israel se reunió en Silo, y erigieron allí el tabernáculo de reunión, después que la tierra les fue sometida. Pero habían quedado de los hijos de Israel siete tribus a las cuales aún no habían repartido su posesión. Y Josué dijo a los hijos de Israel: “¿Hasta cuándo seréis negligentes para venir a poseer la tierra que os ha dado Yahvé el Dios de vuestros padres?”»
Si bien en Silo se han hecho numerosas incursiones arqueológicas en el pasado, los restos del tabernáculo jamás han sido encontrados.
Crédito: Associates for Biblical Research.
La antigua ciudad fue la primera capital del reino de Israel, durante 369 años. Asignada a la tribu de Efraín, se encontraba en el sur de la actual Cisjordania durante el período comprendido entre el asentamiento de las tribus en la tierra de Canaán y el establecimiento del reino de Israel. Fue destruida por los filisteos, quienes vencieron a los israelitas a mediados de la Edad del Hierro y capturaron temporalmente el Arca de la Alianza. Más tarde, Silo fue reconstruida y permaneció ocupada durante la era romana, con estructuras construidas por los bizantinos y los cruzados.
Sangre para Yavhé
Con el hallazgo de tantos artefactos y huesos de animales en la reciente excavación, los arqueólogos creen estar más cerca que nunca de encontrar el lugar donde alguna vez se erigió el tabernáculo.
Vista aérea de unos de los sitios de excavación en Silo. Crédito: Associates for Biblical Research.
«La Biblia especifica cuáles eran los animales ofrecidos en sacrificio a Yavhé. Si los huesos encontrados coinciden con esos animales —el tipo y edad especificada—, entonces tal vez estemos ante la evidencia que prueba que el tabernáculo realmente estuvo aquí», concluye el Dr. Scott Stripling, director de las excavaciones en Silo.

Source: Mundooculto.es
articulo publicado en...https://mundooculto.es/2017/07/expertos-buscan-el-tabernaculo-que-habria-albergado-el-arca-de-la-alianza/

Descubren en Turquía el emoticono más antiguo del mundo



Un equipo de arqueólogos italianos y turcos han realizado un hallazgo de todo punto inesperado  durante una excavación llevada a cabo en la frontera entre el país otomano y Siria: una vasija que lleva grabada la cara sonriente más antigua de todos los tiempos.
Esta pieza, de unos 3.700 años de antigüedad, ha sido descubierta en el yacimiento de la ciudad hitita de KarkemishSegún palabras del líder de la excavación -el Dr. Nicolo Marchetti, de la Universidad de Bolonia- recogidas por la web anglosajona Independent supone «un ejemplo único entre todas las piezas antiguas que se han encontrado en este territorio».
La vasija forma parte de un ajuar funerario. En un principio toda su superficie era de un tono blanquecino a excepción de la sonrisa y los ojos dibujados en un desgastado color negro. Según parece, este recipiente tendría por objetivo ser el continente de algún tipo de bebida dulce.
Tras haberse producido el hallazgo, ninguno de los miembros de la excavación reparó en la existencia de la cara, hasta que la cerámica fue trasladada a un laboratorio con el objetivo de realizar labores de restauración en la misma. La vasija será expuesta en el Museo Arqueológico de Gaziantep (Turquía), el cual se encuentra muy próximo al lugar de la excavación.
Un total de 25 expertos han trabajado en el gran yacimiento que comprende Karkemish durante los últimos siete años. El sitio en sí tiene una larga historia, después de las primeras excavaciones que fueron dirigidos por Lawrence de Arabia entre 1911 y 1914. En 2018, se abrirá al público como un museo al aire libre, dijo el Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía. 
La vasija sonriente es uno de sus últimos descubrimientos, pero no es el único. Sus otros trofeos incluyen 250 bullae de arcilla, las cuales fueron impresas con símbolos a modo de sellos y servido para proporcionar prueba de autenticidad a los documentos legales o comerciales. Algunas presentan los sellos de las élites hittitas de la ciudad, sobre todo las de Taya o Tahe, príncipe y "auriga de la diosa Kubaba"
Algunas de las 'bullae' de arcilla desenterradas en Karkemish.
Las bullae fueron encontradas en la capa de la Edad de Bronce tardía, y probablemente datan del siglo XIII a.C., cuando Karkemish sirvió como sede del virrey hitita que controlaba la región. Los investigadores esperan que un gran número de bullae ofrezca una visión de cómo la gente, el comercio y los sistemas administrativos de Karkemish, encajan todos juntos durante la edad de oro de la ciudad.
Otro hallazgo interesante ha sido un gran relieve de basalto que muestra dos grifos, y que probablemente fue tallado en la última parte del siglo X a.C., bajo el  rey neohitita Katuwa, conocido por sus proyectos de construcción. El relieve fue probablemente emparejado con una escultura similar de un toro alado que fue descubierto durante la excavación del año pasado. También se han descubierto los restos de una fortaleza enorme y un silo de granos,los cuales datan alrededor de 1100 a.C.

Investigador afirma haber descubierto sistema de escritura de hace 30.000 años oculto en la fortaleza megalítica peruana de Sacsayhuamán

Portada - Panorámica aérea general de la Fortaleza de Sacsayhuamán. (Fotografía: Código Oculto)
Muchas personas creen firmemente que en nuestro planeta existieron hace miles de años sociedades altamente complejas y avanzadas. Estas antiguas civilizaciones habrían desarrollado tanto sistemas de escritura como tecnologías muy evolucionadas, cuestiones de las que difiere la opinión dominante de la historia.
La antigua fortaleza megalítica de Sacsayhuamán se encuentra a una altura de más de 3.500 metros, en la periferia norte de la ciudad de Cuzco, Perú. Sacsayhuamán cuenta con colosales piedras cortadas con precisión, pero no toda ella es atribuida a los antiguos incas. De hecho, lo más interesante de este antiguo complejo es que muchos defienden que fue construido por una especie superior, anterior a la nuestra, liderada por un poderoso dios que descendió de los cielos.
Lo cierto es que su construcción continúa siendo un profundo misterio en la actualidad para los investigadores, que no pueden entender cómo los pueblos antiguos lograron transportar y colocar dichas piedras megalíticas. A pesar de los numerosos estudios que se han realizado en este enclave, Sacsayhuamán sigue siendo todo un misterio.
Los investigadores no pueden entender cómo los pueblos antiguos lograron transportar y colocar dichas piedras megalíticas. (Fotografía: Código Oculto).
Los investigadores no pueden entender cómo los pueblos antiguos lograron transportar y colocar dichas piedras megalíticas. 
¿Cómo consiguieron transportar estos poderosos bloques de piedra que han llamado la atención de tantos investigadores a nivel mundial? Numerosos expertos han tratado de resolver, desesperadamente, el misterio oculto tras este antiguo complejo megalítico. Entre ellos se encuentra el Dr. Derek Cunningham, un investigador que ha propuesto una controvertida teoría que podría explicar —al menos en parte— los gigantescos bloques de piedra utilizados en Sacsayhuamán.
Después de estudiar la antigua fortaleza, el Dr. Cunningham ha propuesto que los ángulos formados por sus bloques megalíticos de piedra revelan el conocimiento ancestral de alineaciones astronómicas de la Luna, el Sol y la Tierra, así como de los eclipses lunares y solares.
Es bien sabido que muchas culturas antiguas construyeron sus monumentos y ciudades sobre la base de alineaciones astronómicas. Pero el Dr. Cunningham va más allá de las teorías ortodoxas y propone una hipótesis que gira en torno a la idea de que las antiguas civilizaciones —como la de los constructores de Sacsayhuamán—  desarrollaron un complejo sistema de escritura que se remonta hasta al menos 30.000 años atrás.
¿Podrían los ángulos formados por sus bloques megalíticos de piedra revelar el conocimiento ancestral de alineaciones astronómicas de la Luna, el Sol y La Tierra, así como de eclipses lunares y solares? (Fotografía: Código Oculto).
¿Podrían los ángulos formados por sus bloques megalíticos de piedra revelar el conocimiento ancestral de alineaciones astronómicas de la Luna, el Sol y La Tierra, así como de eclipses lunares y solares? (Fotografía: Código Oculto).
Esta antigua forma de escritura tomaría como base determinadas formas geométricas, teniendo en cuenta el movimiento de la luna y del sol. Además, según ha comentado al respecto el Dr. Cunningham, Sacsayhuamán no sería el único lugar donde se encuentra este tipo de escritura. Curiosamente, los investigadores afirman que otro antiguo sistema de escritura astronómica se puede encontrar tanto en las cuevas de Lascaux y Chauvet en Europa, como en Ishango, África, además de en otros ancestrales enclaves.
«Ahora, también se ha descubierto que se utilizó esta escritura, tal vez de manera casi continua, hasta hace 500 años», afirma Cunningham.
Dibujo de los valores angulares que muestra el complejo de Sacsayhuamán. (Imagen cortesía de Derek Cunningham)
Dibujo de los valores angulares que muestra el complejo de Sacsayhuamán. 

Según sus propias palabras, Cunningham, quedó fascinado con Sacsayhuamán cuando observó patrones similares y extremadamente inusuales en otros yacimientos arqueológicos de Europa. El hallazgo lo llevó a buscar más antiguos lugares con la esperanza de descubrir similitudes entre ellos. Para su fortuna, se encontró con que la disposición y ángulos de las piedras megalíticas de Sacsayhuamán revelaron un antiguo y extraordinario secreto.
«Cada valor astronómico (hay 9 valores estándar en total) fue elegido por los antiguos astrónomos para ayudar a la predicción de los eclipses. Estos términos astronómicos son una mezcla de los valores científicos que se usan para medir el tiempo (mes sideral 27,32 días) y los valores para determinar cuándo la Luna, la Tierra y el Sol se alinean en los nodos. Esto incluye el uso del ciclo nodal de la luna de 18,6 años, el período de 6,511 meses dracónicos entre las temporadas de eclipses, y también el ángulo de 5,1 grados de inclinación de la órbita de la luna. Los valores restantes normalmente son o bien los valores de la mitad de los diversos términos lunares, o valores vinculados a la diferencia de 11 días entre los años lunares y solares», explica el Dr. Cunningham.
Aspecto de uno de los muros de la antigua fortaleza de Sacsayhuamán. (Fotografía: Código Oculto).
Aspecto de uno de los muros de la antigua fortaleza de Sacsayhuamán. 
«Todo lo que he encontrado hasta ahora es que los datos son los que son. El potencial que implica la idea de explicar algunas cosas sobre tantos lugares, desde las pirámides de Egipto hasta el Gigante de Atacama en Chile es, obviamente, muy controvertido, y debería serlo. Pero si estoy en lo correcto, se podrían reescribir algunos aspectos de nuestra comprensión no sólo de la Edad de Piedra, sino también de la historia del mundo. Lo que resulta más intrigante es que una ventana al pasado completamente nueva puede haber sido abierta», concluye el doctor Cunningham en un artículo publicado en Popular Archaeology.











 Autor: Código Oculto

Articulo publicado en...http://www.ancient-origins.es/noticias-general-fen%C3%B3menos-inexplicables/investigador-afirma-haber-descubierto-sistema-escritura-hace-30000-%C3%B1os-oculto-la-fortaleza-004409?nopaging=1

martes, 25 de julio de 2017

«Excalibur de Rusia» Hallan una espada enterrada en una piedra en Gniózdovo

«Excalibur de Rusia» Hallan una espada enterrada en una piedra en Gniózdovo
Un grupo de arqueólogos rusos ha encontrado una espada del siglo X enterrada en una piedra, igual que narra la leyenda de la mítica Excálibur. Fue hallada en la antigua ruta comercial que dio vida a la Rus de Kiev. La espada fue encontrada en Gniózdovo, el complejo arqueológico más grande de la Alta Edad Media de Europa. Se ubica cerca de la ciudad rusa de Smolensk, cerca de la frontera occidental de Rusia. Entre los siglos VIII y XI por allí pasaba la ruta comercial de los varegos a los griegos que unía Escandinavia, la Rus de Kiev y el Imperio bizantino.

Los autores del hallazgo, académicos de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú y del Museo Estatal de Historia de Rusia, suponen que la espada pertenecía a un ‘druzhinnik’, un miembro de la guardia de los príncipes de la antigua Rusia. Los científicos ya lo bautizaron como Snovid.

Todavía no han podido determinar si fue fabricada en Europa o en la Rusia de aquella época.









Tras estar siglos y siglos en el suelo, la espada se ha convertido en una placa de metal. Solo un especialista podría reconocer que es una espada. Esto se puede evidenciar en la foto publicada en la cuenta de Facebook del líder de la investigación, Serguéi Kainov.

Gniózdovo evidencia labores arqueológicos desde finales del siglo XIX, cuando durante la construcción de una línea férrea se encontraron un tesoro de monedas antiguas de plata y otra espada al «estilo de los francos», en este caso, al estilo de los Carolingiens. Luego los historiadores descubrieron 14 espadas más. El arma de este año es la primera desde 1987.













Artículo publicado en CodigoOculto.com: «Excalibur de Rusia» Hallan una espada enterrada en una piedra en Gniózdovo http://codigooculto.com/2017/07/excalibur-de-rusia-hallan-una-espada-enterrada-en-una-piedra-en-gniozdovo/

Lingüistas continúan desvelando los misterios que encierran los jeroglíficos mayas

Portada - la escritura maya aparece habitualmente bajo la forma de bloques, bloques que pueden representar un sonido, una palabra o incluso una frase entera. (Dominio público)
En nuestros días hay más de seis millones de personas que hablan una lengua procedente de la civilización maya, que ocupó en el pasado regiones de lo que hoy son México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador durante más de 3.000 años. Sin embargo, aunque las lenguas habladas de origen maya se han conservado en su mayor parte, no ha habido tanta suerte con su lenguaje escrito. Aunque se han encontrado jeroglíficos en cientos de antiguos asentamientos, todos los textos a excepción de tres códices mayas fueron destruidos durante la conquista española en el siglo XVI, y con ellos las claves para descifrar su antigua escritura jeroglífica.
Los lingüistas llevan siglos intentando descifrar esta escritura a fin de aprender más sobre aquella misteriosa y poderosa civilización, estudiando los símbolos de sus monumentos, cerámica y estatuas. Queda aún un largo camino por recorrer para descifrar por completo la antigua escritura de los mayas, pero sí se han realizado bastantes progresos y se está avanzando a un ritmo bastante rápido gracias a iniciativas organizadas en internet que permiten a lingüistas de todo el mundo compartir sus conocimientos. Aproximadamente el 15% de la escritura maya se desconoce aún por completo, y descifrar estas últimas piezas del rompecabezas supondrá un gran paso adelante para profundizar en nuestro conocimiento de los aspectos sociales, políticos e históricos de la civilización maya.   

Un lenguaje muy completo

Durante más de cien años, expertos en lenguas han pensado que la escritura maya era meramente simbólica y no representaba en absoluto un lenguaje, y resulta fácil ver por qué. La escritura maya es muy impactante visualmente, combinando cientos de signos únicos con formas de humanos, animales, elementos sobrenaturales y figuras abstractas. Pero en el transcurso del descifrado de la escritura jeroglífica maya, los expertos se dieron cuenta de que se trataba de un sistema de escritura plenamente funcional en el que era posible expresar inequívocamente cualquier frase de la lengua hablada. El sistema es del tipo conocido habitualmente como logosilábico, en el que los glifos pueden ser utilizados como palabras, sílabas o incluso frases completas.

Reproducción de un detalle del Códice de Dresde (siglo XIII) en la que se observan diversos jeroglíficos mayas (CC BY-SA 4.0)
Reproducción de un detalle del Códice de Dresde (siglo XIII) en la que se observan diversos jeroglíficos mayas 

Desvelando la escritura maya

Los primeros pasos para comprender la lengua escrita de los mayas se dieron en la década de 1950, cuando un lingüista ruso descubrió que sus jeroglíficos eran en parte fonéticos. En las décadas posteriores de los 70 y los 80, el interés por la escritura maya creció, y muchos lingüistas de todo el mundo se implicaron en la decodificación del misterioso lenguaje. Para finales de la década de los 80, la escritura maya fue reconocida oficialmente como un sistema de escritura plenamente funcional. Los expertos realizaron también progresos en la comprensión de las variantes del lenguaje. Al menos dos lenguas mayas principales han sido identificadas en los textos jeroglíficos, además de ser muy probable la existencia de otra variante más.
A pesar de estos progresos, aún queda mucho por saber y por descifrar. Una página web que inició su andadura en el año 2013 titulada ‘Maya Decipherment’ (‘Descifrado del maya’), blog para expertos y aficionados gestionado por David Stuart, arqueólogo de la Universidad de Texas, lleva desde entonces ayudando a los especialistas en la compleja tarea de completar el descifrado de la escritura maya. La web actúa como vehículo para para publicar nuevas inscripciones, afinar traducciones y debatir las sutilezas de la lengua maya.
Códice de Dresde, página 49 (Dominio público)
Códice de Dresde
Más de 30 especialistas están trabajando desde hace tiempo en la decodificación de la escritura maya, todos ellos con la esperanza de obtener nueva información sobre aquella antigua civilización. El uso y el conocimiento de la escritura maya se prolongó hasta la conquista española del siglo XVI, cuando el obispo Diego de Landa Calderón de la Archidiócesis de Yucatán prohibió el uso de la escritura maya, poniendo fin de este modo a la tradición mesoamericana literaria en lengua nativa. Landa trabajó junto con los colonos españoles para destruir la mayor parte de los textos mayas, en un esfuerzo por convertir a los mayas al cristianismo y alejarlos de lo que percibían como una idolatría pagana. Siglos más tarde, hay esperanzas de que los jeroglíficos grabados por los mayas sobre los muros de sus pirámides, sus monumentos y su cerámica, puedan ser comprendidos finalmente.






articulo publicado en...http://www.ancient-origins.es/noticias-historia-arqueologia/ling%C3%BCistas-contin%C3%BA-desvelando-los-misterios-que-encierran-los-jerogl%C3%ADficos-mayas-004408?nopaging=1